Tag Archives: forense

From Bruce to Caitlyn Jenner… And Why Gender Dysphoria is No Longer a Disorder

Caitlyn Jenner’s transition is, what we would call in this day and age, “trending” in social media. But the transgender struggle has existed long before the times when it would have graced the cover of Vanity Fair. Many transgender trailblazers have come before Caitlyn: World War II era Army draftee Christine Jorgensen, former professional tennis player Renée Richards, LGBT advocate Chaz Bono, Hollywood actress Laverne Cox. We live indeed in a different world. A world more accepting about diversity, yet with deeply engrained prejudices. Let us not forget Brandon Teena.

But, What is Gender Dysphoria?

Dysphoria, from the Greek “difficult to bear,” is a sense of discomfort or distress. According to the Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th Edition (DSM-5):

Gender Dysphoria refers to the distress that may accompany the incongruence between one’s experienced or expressed gender and one’s assigned gender.”1

In other words, people with gender dysphoria are not happy with the sex they were born, identify themselves as members of the other sex, and have significant distress because their sexual characteristics are in conflict with how they view, think, and feel about themselves and their gender.

Previous versions of the DSM used the terminology Gender Identity Disorder, which was included in the “Sexual and Gender Identity Disorders” chapter together with sexual dysfunctions and paraphilias. But gender identity disorder is neither a sexual dysfunction nor a paraphilia. Furthermore, DSM-5 recognizes that gender identity is not the clinical problem and shifts the focus of clinical attention to the distress experienced by the individual. The problem is not the identity but rather the mental anguish that the individual may face when dealing with the thoughts and feelings about their gender.

SEX ≠ GENDER ≠ SEXUAL ORIENTATION

Not that sexuality and gender identity are this simplistic, but let us think of sex as the anatomical characteristics we have from birth (generally speaking, vagina vs. penis, XX vs. XY chromosomes), sexual orientation as the person to whom we are sexually attracted, and gender as our internal sense of self (as male, female, neither, or both).

Gender dysphoria may begin in childhood but may also be seen later in life. It is more commonly seen in men than women, although these statistics are greatly contested. The level of distress caused by gender dysphoria places the individual at higher risk for behavioral problems, substance use, depression, anxiety, and suicide.

Gender reassignment surgery may not necessarily be the personal goal for all individuals with gender dysphoria. Regardless of the decision, it is important to seek help from an experienced mental health professional in order to deal with the distress caused by the gender incongruence, to treat any resulting or co-occurring mental health problems, and to assist the individual in the transition. While family and peer support is essential, family members may also need psychological assistance to deal with their feelings and the perceived loss of their transgender family member.

Caitlyn is not the first and certainly not the last transgender individual. While her life in the public eye will hopefully bring more attention to this important issue, we need to be mindful of the double-edge sword that comes with her fame. Living under the social microscope, with its heightened level of scrutiny, and in our ever-connected world where comments are unfiltered and, at times, intolerant and insensitive, may not only be damaging to Caitlyn’s journey but may actually hurt the transgender cause.

We have come a long way as a society and it is amazing that we are having this conversation. We must continue to educate ourselves because knowledge is not only power but it also fosters awareness, tolerance, acceptance, and respect.

Remember…

Be Smart. Be Safe. Be Healthy. Be Strong.

Until next time!

Dr. Felix

De Bruce a Caitlyn Jenner … Y Por Qué la Disforia de Género No es un Transtorno

La transición de Caitlyn Jenner está, lo que llamaríamos hoy en día, “trending” en las redes sociales. Pero la lucha transgénero ha existido mucho antes de los días en que hubiera engalanado la portada de la revista Vanity Fair. Muchos pioneros transgénero han forjado el camino antes de Caitlyn: la soldado de la era de la Segunda Guerra Mundial Christine Jorgensen, la ex-tenista profesional Renée Richards, el activista LGBT Chaz Bono, la actriz de Hollywood Laverne Cox. De hecho, vivimos en un mundo diferente. Un mundo más tolerante de la diversidad, y aún así con profundos prejuicios. No olvidemos a Brandon Teena.

Pero, ¿Qué es la Disforia de Género?

Disforia, del griego “difícil de soportar,” es una sensación de malestar o angustia. De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Quinta Edición (DSM-5):

Disforia de Género se refiere a la angustia que puede acompañar a la incongruencia entre el género expresado y el género asignado de una persona”.1

En otras palabras, las personas con disforia de género no están contentas con el sexo que nacieron, se identifican como miembros del otro sexo, y experimentan gran malestar debido a que sus características sexuales están en conflicto con la forma en que se ven, piensan y se sienten sobre sí mismos y su género.

Versiones anteriores del DSM utilizaron la terminología Trastorno de Identidad de Género, la cual fue incluida en el capítulo de “Trastornos Sexuales y de la Identidad de Género”, junto con las disfunciones sexuales y las parafilias. Pero el trastorno de identidad de género no es ni una disfunción sexual ni una parafilia. Por otra parte, el DSM-5 reconoce que la identidad de género no es el problema clínico y cambia el foco de atención clínica al malestar experimentado por el individuo. El problema no es la identidad sino la angustia mental que el individuo puede enfrentar al lidiar con los pensamientos y sentimientos acerca de su género.

SEXO ≠ GÉNERO ≠ ORIENTACIÓN SEXUAL

No es que la sexualidad y la identidad de género sean tan simplistas, pero veamos al sexo como las características anatómicas con las que nacemos (en términos generales, vagina vs. pene, cromosomas XX vs. XY), a la orientación sexual como a quien nos sentimos atraídos sexualmente, y al género como nos vemos y sentimos internamente (como varón, hembra, ninguno, o ambos).

La disforia de género puede comenzar en la niñez, pero también puede verse más tarde en el desarrollo personal. Se observa con mayor frecuencia en hombres que en mujeres, aunque estas estadísticas son muy debatidas. El nivel de angustia causado por la disforia de género aumenta el riesgo de problemas de conducta, uso de sustancias, depresión, ansiedad y suicidio.

La cirugía de reasignación de sexo no necesariamente es la meta personal para todos los individuos con disforia de género. Independientemente de su decisión, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud mental experimentado para lidiar con la angustia causada por la incongruencia de género, para tratar cualquier problema de salud mental resultante o co-occurrente, y para ayudar a la persona en su transición. Si bien el apoyo de la familia y amigos es esencial, los miembros de la familia podrían también necesitar ayuda psicológica para lidiar con sus sentimientos y con la pérdida percibida de su familiar transgénero.

Caitlyn no es la primera y sin duda no será la última persona transgénero. Mientras que su vida en el ojo público posiblemente traerá más atención a este importante asunto, tenemos que ser conscientes del arma de doble filo que viene con su fama. Vivir bajo el microscopio social, con su mayor nivel de escrutinio, y en nuestro mundo cada vez más conectado, donde los comentarios sin filtro y, a veces, intolerantes e insensibles, podría ser perjudicial no tan sólo para el recorrido de Caitlyn pero podría afectar la causa transgénero.

Hemos avanzado grandemente como sociedad y es maravilloso que estemos teniendo esta conversación. Pero debemos continuar educándonos porque saber no es tan sólo poder sino que también fomenta conciencia, tolerancia, aceptación y respeto.

Recuerda…

Sé Inteligente. Sé Precavido. Sé Saludable. Sé Fuerte.

¡Hasta la próxima!

Dr. Félix

Death of a Doctor – Another Victim of Cyber Bullying?

The death of Puerto Rican doctor Gloria Ortiz González is an unfortunate reminder of the power of social media, cyber bullying, the poor conditions of a public health system affecting both patients and their providers, the level of stress and the need for attention to the emotional well-being of healthcare workers, the Hippocratic Oath, and the doctrine “primum non nocere” (“first do no harm”).

Dr. Ortiz González gained notoriety and grew in infamy after a verbal altercation with patients in the emergency room waiting area of Bayamon Regional Hospital in Puerto Rico was recorded on a mobile phone and uploaded to social networks in August 2014. In the video, which clearly begins in the middle of the discussion and does not show the preceding interactions, a patient who is off camera can be heard instigating the physician to the point that she loses her composure and uses language like:

  • “And you’re ignorant, read a goddamn newspaper.”
  • “Who pays for “la reforma de la salud” [Puerto Rican Medicaid] in this country? I do with my taxes.”
  • “Damn it. I have busted myself studying me in the damn Medical Sciences Campus to have to come here and deal with you.”
  • “Bunch of ignorants.”
  • “That is why this country is a mess because what you do is listen to Daddy Yankee. Pick up a goddamn book you ignorant. Pick up a goddamn book.”

The life of Dr. Ortiz González took a huge turn after the video went viral. The doctor was suspended from duty and investigated by the Department of Health of Puerto Rico; an investigation which ceased once she resigned. Although she would later be exonerated of any wrongdoing by the Office of the Advocate for the Patient, the degree of personal harassment and devastating cyber bullying on social media were inescapable.

Even the world famous reggaeton singer Daddy Yankee countered in social networks and through the song “Palabras con Sentido” [“Words with Meaning”], the video of which recreates the moment when the doctor’s outburst was recorded in the waiting room. A young doctor who, in a moment of frustration, lashed out at her patients, whom she swore to treat with “warmth, sympathy and understanding.” A doctor who fell victim to persecution and cyber attacks, chasing her out of her home, affecting her mental health, and possibly contributing to her death.

Although Dr. Ortiz González’s behavior in that moment of anger was unacceptable and unprofessional, we must remember that we are all human and the burnout caused by poor working conditions in a crowded health system marred by inefficiencies, poor pay, and little appreciation, have their weight. While I do not excuse her conduct, as a medical student who walked the floors and hallways of that same regional hospital in Puerto Rico, I understand how difficult it can sometimes be to remain composed under so much pressure.

Now, we should reflect on the impact of the news of her death, the emotional footprint carved out by harassment, and the rampant use of social media to perpetuate a persecution by anonymous abusers behind a keyboard. Many people have fallen victim to this cyber hunt. Harassment, both in person and through social networks, can have lifetime effects on the victim’s personality. The power of demoralization is monumental and erodes at the victim’s self-worth. Anxiety, depression, suicides, and murders. When will it all end?

I hope the death of Dr. Gloria Ortiz González has not been in vain and makes us think twice before casting our hatred on social media, considering the irreversible damage that we may cause.

Rest in Peace, Doctora!

Remember…

Be Smart. Be Safe. Be Healthy. Be Strong.

Until next time!

Dr. Felix

El Suicidio: Caras Vemos, Corazones No Sabemos…

El reciente suicidio del actor Robin Williams es un recordatorio trágico de una de las epidemias de nuestra sociedad. Muchos han quedado preguntándose, “¿Cómo puede un hombre tan talentoso y cómico terminar su propia vida?” Aunque la lucha de Robin Williams con el consumo de drogas y la enfermedad mental pudo haber sido pública, al igual que muchas otras personas alrededor del mundo, su sufrimiento y demonios internos ganaron la batalla.

Según los últimos datos proporcionados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el suicidio representó la décima causa de muerte en los Estados Unidos en 2011. Si esto no fuese lo suficientemente alarmante, para los adolescentes y adultos jóvenes, el suicidio representó la segunda causa de muerte (entre las edades de 15 a 34 años).

Es por esto que la vigilancia de las señales de alerta, la prevención, y la ayuda inmediata para alguien que expresa ideas de suicidio o intenta suicidarse son de gran importancia.

¿CUÁLES SON ALGUNAS SEÑALES DE ALERTA?

Muchas de las señales de alerta son similares a los síntomas de la depresión:

  • Sentimientos de tristeza o desesperanza
  • Cambio de comportamiento
  • Irritabilidad
  • Ansiedad o tensión
  • Problemas al dormir
  • Cambios en el apetito
  • Pérdida de interés en actividades placenteras
  • Descuido del aspecto personal
  • Sentimientos de culpa
  • Aislamiento de amigos y familiares
  • Obsequiar o deshacerse de objetos de valor personal o favoritos
  • Consumo de alcohol y drogas
  • Hablar acerca del suicidio
  • El reponerse de manera repentina luego de un período de depresión (quizás luego de haber decidido quitarse la vida para terminar con su sufrimiento)
Aunque todas las señales estén presentes, es bien difícil determinar con certeza quien va a tomar la decisión de quitarse la vida. Lo que sí sabemos es que el factor de riesgo más importante para la predicción del suicidio es el comportamiento suicida pasado. Es decir, el haber intentado suicidarse en el pasado hace que la persona sea más propensa a intentarlo en un futuro.

FACTORES DE RIESGO PARA LA CONDUCTA SUICIDA:

Los factores de riesgo para el suicidio varían enormemente de persona a persona dependiendo de la severidad de la enfermedad mental, fortalezas y vulnerabilidades en su personalidad, y su sistema de apoyo. La siguiente lista no pretende ser exhaustiva.

  • Eventos estresantes repentinos (acontecimientos humillantes, ruina económica, pérdida del empleo, muerte de un ser querido)
  • Conflicto interpersonal
  • Problemas económicos
  • Problemas legales
  • Enfermedad mental
  • Problemas médicos (agudos o crónicos)
  • Dolor físico crónico
  • Pobre sistema de apoyo

¿CÓMO PODEMOS PREVENIR EL SUICIDIO?

Es importante reconocer las señales de alerta y factores de riesgo al igual que los síntomas de enfermedades mentales y el abuso de drogas y alcohol. La intervención temprana es la manera más eficaz de prevenir el suicidio.

Siempre debemos tomar en serio cualquier declaración de pensamientos suicidas o comportamientos suicidas. Cualquier persona que exprese ideas de suicidio debe ser evaluada inmediatamente.

¿QUÉ TRAUMA PROVOCA A LA FAMILIA EL SUICIDIO DE UN SER QUERIDO?

Los efectos del suicidio en la familia o amigos pueden ser devastadores. Las personas que pierden a un ser querido por suicidio tienden a sentirse culpables por la muerte de su familiar o amigo, preguntarse que podrían haber hecho para evitarlo, o hasta sentirse rechazados por otras personas.

Los sobrevivientes del suicidio pueden experimentar una gran variedad de sentimientos:

  • Tristeza por la pérdida
  • Enojo en contra del familiar perdido
  • Sentimientos de culpa
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastorno de estrés postraumático, en especial cuando presenciaron el suicido o encontraron al familiar muerto
  • Intentos de suicidio para reencontrarse con su ser querido
Las secuelas causadas por la pérdida pueden afectar al sobreviviente del suicidio por el resto de su vida, por lo cual es importante que también busque ayuda.

¿CÓMO AYUDAR?

Cualquier persona que exprese ideas de suicidio o intente suicidarse debe ser evaluada inmediatamente:

  • Llamando al 911
  • Llevándola a la sala de emergencia más cercana, o
  • Buscando ayuda con un profesional de la salud mental
La psicoterapia y consejería pueden ayudar a la persona a lidiar con sus sentimientos o pensamientos negativos, aprendiendo a identificar factores estresantes que hacen que la persona reaccione de una manera u otra, al mismo tiempo que se aprenden las destrezas para poder reaccionar de una manera positiva. Los medicamentos psiquiátricos también podrían controlar los síntomas de depresión, ansiedad y/o alguna otra condición mental.

También se podría buscar ayuda a través de líneas telefónicas de apoyo. En los Estados Unidos, la Red Nacional de Prevención del Suicidio (1-888-628-9454) es una excelente fuente de apoyo. Es para personas en crisis, no sólo si se está pensando en el suicidio. La llamada es gratuita y confidencial. Un profesional de la salud mental estará disponible para escucharte y ofrecer información acerca de servicios de salud mental en tu comunidad.

¡No hay vergüenza en pedir ayuda y podría salvar tu vida!

Recuerda…

Sé Inteligente. Sé Precavido. Sé Saludable. Sé Fuerte.

¡Hasta la próxima!

Dr. Félix

Los Peligros de Molly

“Molly” se ha popularizado recientemente en canciones de Miley Cyrus y Kanye West. Con letras como: “We like to party / Dancing with Molly / Doing whatever we want” [We Can’t Stop] and “Let’s take it back to the first party / When you tried your first molly / And came out of your body” [Blood on the Leaves]1, el uso de la droga “Molly” se ha idealizado y hecho mas atractivo.

Pero, ¿qué es Molly?

Molly es una forma pura de MDMA, o 3,4-metilendioximetanfetamina por su nombre químico. MDMA es uno de los ingredientes de otra droga popular, Éxtasis (la cual puede ser mezclada con cafeína, LSD, ketamina, talco, y aspirina). Independientemente de su composición, la ingestión de MDMA puede ser peligrosa y hasta fatal.

La MDMA fue sintetizada por primera vez por la compañía farmacéutica alemana Merck en 1912. Fue utilizada en la década de 1970, sin la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) como una ayuda en la psicoterapia y la terapia de pareja. A partir de 1985, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) ha categorizado a la MDMA en la Lista I de Sustancias Controladas, debido al alto potencial de abuso y la falta de un uso médico reconocido.

La MDMA es similar al estimulante amfetamina y el alucinógeno mescalina. Ingerida por la vía oral en forma de tableta o cápsula o inhalada en forma de polvo, la MDMA produce aumento en el nivel de energía, estado de ánimo elevado o euforia, percepción distorsionada, y aumento en el sentimiento de empatía. Estos efectos “deseados” son los que llevan a la gente, en su mayoría adolescentes y adultos jóvenes en los clubes y “raves,” a probar e incluso abusar de la droga, a veces sin conocer los peligros, tanto a corto como a largo plazo.

El número de visitas a la sala de emergencia relacionadas con el consumo de la MDMA se ha más que duplicado en los últimos 7 años. De acuerdo con el reporte del 2011 de la Red de Advertencia del Abuso de Drogas2 (DAWN, por sus siglas en inglés) de la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA, por sus siglas en ingles), se estimó el número de visitas a la sala de emergencia en 22,498 (en comparación con 10,227 en 2004). Y los números continúan en aumento…

La MDMA provoca la liberación de químicos en el cerebro (neurotransmisores), como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina. La liberación masiva de serotonina, así como su eventual agotamiento, causan el sinnúmero de efectos negativos de la sustancia, como se detalla a continuación:

Efectos sobre el Sistema Nervioso Central:

  • Alteración del estado mental (confusión)
  • Hiperactividad
  • Convulsiones
  • Ansiedad
  • Paranoia
  • Depresión
  • Visión borrosa
  • Alucinaciones
  • Hemorragia intracraneal
  • Derrame cerebral

Efectos Cardiovasculares:

  • Taquicardia (aumento del ritmo cardíaco)
  • Presión sanguínea alta o baja
  • Dolor de pecho
  • Arritmia fatal
  • Fallo cardiaco (el riesgo es mayor en los individuos con enfermedad cardiaca preexistente)

Efectos Gastrointestinales:

  • Resequedad de la boca
  • Náusea
  • Vómitos
  • Calambres/retortijones abdominales
  • Pérdida de apetito

Efectos Respiratorios:

  • Dificultad para respirar
  • Fallo respiratorio
  • Aspiración (inhalar el vómito)

Otros Signos y Síntomas:

  • Deshidratación
  • Sed excesiva
  • Sudoración profusa
  • Moler/Rechinar los dientes
  • Apretadura de la mandíbula
  • Espasmos musculares

La toxicidad por MDMA puede también conducir al potencialmente mortal Síndrome de Serotonina, el cual causa:

  • Hipertermia (fiebre peligrosamente alta)
  • Alteración del estado mental (confusión)
  • Alteraciones en el ritmo cardíaco y presión arterial
  • Rigidez muscular
  • Muerte

El tomar agua de manera excesiva (por el calor y la sed), así como el sudor profuso debido al esfuerzo físico (bailando en clubes a menudo calientes y repletos de gente), pueden conducir a la hiponatremia (niveles bajos de sodio). La hiponatremia severa puede llevar a la inflamación del cerebro, convulsiones y la muerte

La mayoría de las muertes relacionadas con la MDMA se atribuyen a los síntomas del aumento de temperatura corporal. Otras causas incluyen: deshidratación, rabdomiolisis (destrucción muscular excesiva), fallo renal, desequilibrio electrolítico, arritmias cardíacas, y derrame cerebral.

Es importante conocer los efectos de esta droga potencialmente fatal. Como si estos efectos no fuesen lo suficientemente preocupantes, la MDMA casi siempre se utiliza en los clubes y “raves” junto con otras drogas y/o alcohol, lo que podría resultar en una combinación fatal.

Conozca también los varios nombres que se utilizan para la MDMA, como: Molly, Mandy, Éxtasis, E, XTC, X, Adán, droga del abrazo, frijoles, droga del amor, rola, entre otros.

Recuerda…

Sé Inteligente. Sé Precavido. Sé Saludable. Sé Fuerte.

¡Hasta la próxima!

Dr. Félix

El Suicidio en la Adolescencia

El suicidio es una de las epidemias en nuestra sociedad. Según los últimos datos proporcionados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el suicidio representó la décima causa de muerte en los Estados Unidos en 2009. Si esto no fuese lo suficientemente alarmante, para los adolescentes el suicidio representa la tercera causa de muerte.

Como grupo étnico, los hispanos tenemos la segunda tasa más baja de muertes por suicidio en comparación con otros grupos. Aunque a primera vista esta estadística parece ser menos preocupante, hay que señalar que los latinos intentan suicidarse con una frecuencia más alta que otros grupos étnicos, en especial entre los adolescentes. La evidencia también demuestra una tasa más alta de pensamientos suicidas y gestos suicidas en la población latina.

Es por esto que la vigilancia de las señales de alerta, la intervención temprana, y la ayuda inmediata para aquel que expresa ideas de suicidio o intenta suicidarse son de gran importancia.

¿CUÁLES SON LOS MOTIVOS MÁS COMUNES DE LOS SUICIDIOS ENTRE LOS ADOLESCENTES?

La adolescencia es un período de desarrollo estresante lleno de grandes cambios. Representa esa transición entre la niñez y la edad adulta marcada por enormes cambios hormonales, físicos, mentales, sentimentales, y de pensamiento.

El estrés causado por estos cambios puede influir en la toma de decisiones del adolescente y en la manera en que busca resolver sus problemas.

Algunos factores estresantes pueden incluir:

  • Cambios normales del desarrollo
  • Acontecimientos dolorosos
  • Disfunción familiar
  • Abuso físico, emocional o sexual
  • Problemas escolares o el acoso escolar
  • Problemas con la pareja
  • Orientación sexual
  • Algún desorden psiquiátrico

Estos factores, acoplados a la fuerte presión a ser exitoso, pueden causar gran perturbación para el adolescente. Los problemas también pueden parecer bochornosos o demasiado difíciles de superar. Para algunos adolescentes, el suicidio puede erróneamente parecer como la solución para terminar con sus problemas y/o sufrimiento interno.

¿CUÁLES SON LAS SEÑALES DE ALERTA QUE LOS PADRES O FAMILIARES DEBEN VIGILAR?

Muchas de las señales de alerta son similares a los síntomas de la depresión:

  • Sentimientos de tristeza o desesperanza
  • Cambio de comportamiento
  • Irritabilidad
  • Ansiedad o tensión
  • Problemas al dormir
  • Cambios en el apetito
  • Pérdida de interés en actividades que normalmente disfruta (jugar con amigos, vídeo juegos)
  • Descuido del aspecto personal
  • Mal comportamiento
  • Sentimientos de culpa
  • Aislamiento de amigos y familiares
  • Obsequiar o deshacerse de objetos de valor personal o favoritos
  • Consumo de alcohol y drogas
  • Hablar acerca del suicidio
  • El reponerse de manera repentina luego de un período de depresión (quizás después de haber decidido quitarse la vida para terminar con su sufrimiento)

Aunque todos las señales estén presentes, es bien difícil determinar con certeza quien va a tomar la decisión de quitarse la vida. Lo que sí sabemos es que el factor de riesgo más importante para la predicción del suicidio es el comportamiento suicida pasado. Así que el haber intentado suicidarse en el pasado hace que la persona sea más propensa a intentarlo en un futuro.

¿QUÉ MEDIDAS DE PREVENCIÓN PUEDEN TOMAR LOS PADRES PARA EVITAR EL SUICIDIO?

Es importante reconocer las señales de alerta arriba mencionadas ya que la intervención temprana es la manera más eficaz de prevenir el suicidio entre nuestros hijos.

Siempre debemos tomar en serio cualquier declaración de pensamientos suicidas o comportamientos suicidas. Cualquier persona que exprese ideas de suicidio debe ser evaluada inmediatamente.

Otras importantes recomendaciones incluyen:

  • Comunicación abierta entre padres e hijos
  • Fomentar confianza para que nuestros hijos se sientan cómodos hablándonos acerca de sus problemas y sentimientos
  • Apoyar a nuestros hijos (escuchar y evitar la críticas excesivas)
  • Mantener los medicamentos y armas de fuego fuera del alcance de nuestros hijos

¿QUÉ TRAUMAS PROVOCA A LA FAMILIA EL SUICIDIO O INTENTOS DE SUICIDIO DE SUS SERES QUERIDOS?

Los efectos del suicidio en la familia pueden ser devastadores. Las personas que pierden a un ser querido por suicidio tienden a sentirse culpables por la muerte de su familiar, preguntarse que podrían haber hecho para evitarlo, o hasta sentirse rechazados por otros familiares o amigos.

Los sobrevivientes del suicidio pueden experimentar una gran variedad de sentimientos:

  • Tristeza por la pérdida
  • Enojo en contra del familiar perdido
  • Sentimientos de culpa
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastorno de estrés postraumático, en especial cuando presenciaron el suicido o encontraron al familiar muerto
  • Intentos de suicidio para reencontrarse con su ser querido

Las secuelas causadas por la pérdida pueden afectar al sobreviviente del suicidio por el resto de su vida, por lo cual es importante que también busque ayuda.

¿CÓMO AYUDAR A ALGUIEN QUE PIENSA SUICIDARSE?

Cualquier persona que exprese ideas de suicidio o intente suicidarse debe ser evaluada inmediatamente:

  • Llama al 911
  • Lleva a la persona a la sala de emergencia más cercana, o
  • Busca ayuda con un profesional de la salud mental

La psicoterapia y consejería pueden ayudar a la persona a lidiar con sus sentimientos o pensamientos negativos, aprendiendo a identificar factores estresantes que hacen que la persona reaccione de una manera u otra, al mismo tiempo que se aprenden las destrezas para poder reaccionar de una manera positiva. Por su parte, los medicamentos psiquiátricos podrían controlar los síntomas de depresión, ansiedad o alguna otra condición mental.

La Red Nacional de Prevención del Suicidio (1-888-628-9454) es también una excelente fuente de apoyo. Es para personas en crisis, no tan sólo si se está pensando en el suicidio. La llamada es gratuita y confidencial. Un profesional de la salud mental estará disponible para escuchar y ofrecer información acerca de servicios de salud mental en tu comunidad.

Recuerda…

Sé Inteligente. Sé Precavido. Sé Saludable. Sé Fuerte.

¡Hasta la próxima!

Dr. Félix

Tomar, o No Tomar, es la Cuestión… Medicamentos para Enfermedades Psiquiátricas

Mi psiquiatra quiere que yo tome este medicamento. ¿Qué debo hacer?

El término psicotrópico, una forma de describir los medicamentos utilizados para el tratamiento de condiciones mentales, significa que el medicamento afecta o altera la actividad del cerebro. Mientras que las palabras afectar y alterar tienden a tener una connotación negativa, los cambios que ocurren en el cerebro tras su exposición a estos medicamentos pueden tener efectos beneficiosos y duraderos en su condición mental. Se utilizan para tratar el estado de ánimo, ansiedad, psicosis, y muchos otros trastornos psiquiátricos.

Ser honesto con tu psiquiatra acerca de tus síntomas es muy importante. Mientras que tu médico de cabecera puede diagnosticar tu alta presión o diabetes revisando tu presión arterial en la oficinia o verificando tus niveles de azúcar en la sangre, la psiquiatría está limitada en la cantidad de pruebas y exámenes que podemos llevar a cabo. Algunas causas reversibles de la depresión pueden ser detectadas en la sangre (por ejemplo, deficiencias de ciertas vitaminas o la disfunción de la tiroides), pero la mayor parte de los diagnósticos realizados en psiquiatría requieren un examen cuidadoso de tus síntomas clínicos por un profesional de la salud mental capacitado. Ser franco y abierto acerca de tus síntomas permitirá que tu psiquiatra te diagnostique con la condición mental correcta y te recete el curso de tratamiento adecuado.

Todos los medicamentos, independientemente de la condición que intenten tratar, son sustancias extrañas en tu cuerpo. Esto significa que pueden producir efectos secundarios. Antes de iniciar un nuevo medicamento es importante tener una discusión con tu psiquiatra acerca de los efectos secundarios más comunes con el tratamiento propuesto. Algunos pueden ser un poco molestos pero temporeros; la reacción de tu cuerpo a la nueva sustancia que fluye a través de tu sistema. Otros efectos adversos pueden ser más duraderos y pueden causar cambios permanentes.

La mayoría de los medicamentos psicotrópicos, como los utilizados para tratar la depresión y la ansiedad, son lo que llamamos “medicamentos de mantenimiento.” No funcionan como el Tylenol o Motrin que tomas cuando sientes dolor de cabeza y esperas alivie tu dolor en un par de horas. Los medicamentos de mantenimiento deben tomarse a diario, preferiblemente a la misma hora cada día, y según prescrito por tu médico. Durante las primeras semanas de tratamiento, el medicamento va a aumentar lentamente en tu sangre hasta llegar a un nivel terapéutico donde alcanzará su pleno potencial. Tu médico puede optar por “empezar bajo e ir despacio” con la dosis, dejando que el medicamento llegue a ese nivel terapéutico o efectivo con el tiempo. De esta manera se reducirán al mínimo los posibles efectos secundarios y se asegurará que termines en la dosis correcta. En otras palabras, el medicamento puede tardar algún de tiempo para trabajar de lleno pero se evitará que tomes más medicamento de lo necesario al largo plazo.

Tomando tu medicamento psicotrópico de manera consistente permitirá que mejores pronto. Tomar este tipo de medicamentos “sólo cuando me siento deprimido o ansiosa” o “según necesario” no sólo puede prolongar la duración de tus síntomas, pero también puede hacer que sientas efectos secundarios tras la re-exposición constante al medicamento. Y el hecho de que te sientas mejor, no significa que es hora de dejar el medicamento. Siempre le recomiendo a mis pacientes que traten el medicamento psicotrópico que receto como lo harían con un antibiótico. ¿Qué te dice tu médico de cabecera?: “Tómese todos sus antibióticos según indicado.” Terminar prematuramente un curso de tratamiento con medicamentos psicotrópicos puede resultar en una respuesta inadecuada al tratamiento, el regreso de tus síntomas, e incluso síntomas de retirada causados por la interrupción brusca del medicamento.

Tu psiquiatra puede decidir continuar tu medicamento para la depresión o la ansiedad algunos meses después de que te sientas de regreso a la normalidad. Esto garantizará que el desbalance químico en el cerebro que está causando tu condición sea adecuadamente manejado y tratado. Tu médico puede entonces disminuir la dosis del medicamento lentamente, observando que tu estabilidad sea permanente y que no sientas síntomas de retirada. Otros medicamentos, por ejemplo los utilizados para la psicosis en la esquizofrenia o para la estabilización del estado de ánimo en el trastorno bipolar, pueden requerir un tratamiento a largo plazo.

¿Y qué son los síntomas de retirada? ¿Significa esto que estoy adicto a mis medicamento? Recuerda que los medicamentos psicotrópicos alteran el funcionamiento de tu cerebro con el objetivo de mejorar los síntomas que te están afectando. Adicción puede ocurrir con algunos medicamentos psiquiátricos, especialmente con las benzodiazepinas como Valium o Xanax utilizadas para el tratamiento de la ansiedad. Sin embargo, otros medicamentos como los antidepresivos, requieren una reducción de dosis antes de ser descontinuados para asegurar que las áreas de tu cuerpo que fueron sensibilizadas por el medicamento sean poco a poco “desintoxicadas.”

Por último, los medicamentos psicotrópicos no son para todos. Tu psiquiatra puede decidir que un curso de psicoterapia y/o consejería puede ser más apropiado. Tu doctor podría también recetar medicamentos junto con la psicoterapia. Cualquiera que sea la decisión, recuerda que se basará en la información recopilada a lo largo de tu tratamiento. Y en el caso de la relación con tu psiquiatra… ¡La honestidad ES la mejor política!

Se Inteligente. Se Precavido. Se Saludable. Se Fuerte.

¡Hasta la próxima!

Dr. Félix

Trastorno de Estrés Postraumático a Consecuencia del Atentado del Maratón de Boston, Sandy Hook y Otras Tragedias Recientes

Después de acontecimientos recientes, como el atentado del Maratón de Boston, la masacre de Sandy Hook en Newtown, Connecticut, y otras tragedias en los Estados Unidos y alrededor del mundo, es imprescindible abordar la importancia de la detección temprana y el tratamiento de los trastornos de estrés agudo y postraumático.

El trastorno de estrés agudo y el trastorno de estrés postraumático pueden surgir después de la exposición directa a un acontecimiento traumático, muerte o amenaza de muerte de un familiar o amigo cercano, o la exposición repetida a los detalles de un evento traumático (1). Los síntomas del trastorno de estrés agudo y el trastorno de estrés postraumático son bastante similares y la distinción se basa en el tiempo transcurrido al inicio de los síntomas y a su duración. Los síntomas del trastorno de estrés agudo duran hasta cuatro semanas y deben surgir dentro de un mes después de la exposición al evento traumático. En el trastorno de estrés postraumático, la duración de los síntomas continúa más allá de 30 días. Mientras que tu exposición repetida a los detalles de un evento traumático difundidos en los medios de comunicación no se considera una de las causas de estos desordenes de estrés, el impacto de las imágenes gráficas y violentas puede afectar a personas de diferentes maneras y puede conducir a cambios temporeros de humor o empeorar algún trastorno depresivo o de ansiedad anteriormente diagnosticado.

La prevalencia del trastorno de estrés postraumático en la población adulta de los Estados Unidos se estima en 6.8% (2). Las mujeres pueden estar hasta tres veces más propensas a desarrollar este trastorno en comparación a los hombres. Los factores de riesgo para desarrollar el trastorno de estrés postraumático, además de la exposición a un evento traumático, son: ser mujer, tener otras enfermedades mentales (como la depresión y la ansiedad), tener un historial familiar de enfermedad psiquiátrica, haber sido víctima de abuso, o tener un pobre sistema de apoyo.

Los siguientes son los síntomas principales del trastorno de estrés postraumático, pero esta condición te puede afectar de muchas diferentes maneras. Los síntomas también pueden ser lo suficientemente graves como para afectar tu vida y funcionamiento diario.

Imágenes impactantes (“flashbacks”) o pensamientos intrusivos sobre el trauma

Pesadillas o sueños recurrentes sobre el trauma o temas relacionados

Evitar recuerdos o señales externas que te recuerden el trauma (por ejemplo, la represión de memorias, el evitar conversaciones sobre el trauma, o conducir el camino mas largo de regreso a casa para evitar la intersección donde se produjo tu accidente de automóvil)

Ansiedad

Asustarte fácilmente

Problemas del sueño

Dificultar a concentrarte

Irritabilidad o enojo

Sentimientos de culpabilidad como sobreviviente del trauma

Aislamiento social

Depresión

Pérdida de interés en actividades placenteras

Sentimientos de desapego o entumecimiento emocional

Incapacidad para expresar plenamente tus emociones

Desconfianza de los demás

Pensamientos de suicidio o intentos de suicidio

La intervención temprana después de un evento traumático es importante. Para algunas personas, hablar del trauma con un familiar o amigo (“sacárselo del pecho”) puede ser suficiente. Otras personas pueden necesitar tratamiento más prolongado con terapia e incluso medicamentos.

Habla de tus sentimientos: ¿Qué tan seguro me siento? ¿Cómo me ha afectado el trauma? ¿Tengo miedo de salir de casa? ¿Me estoy automedicando con drogas o alcohol? ¿Por qué mi familia está tan preocupada? ¿Qué puedo hacer?

La Red Nacional de Prevención del Suicidio (1-888-628-9454) es una excelente fuente de apoyo. Es para personas en crisis, no sólo si estás pensando en terminar tu vida. Cuando llamas a la Red, tu llamada será dirigida al centro de crisis más cercano a ti. La llamada es gratuita y confidencial. Un profesional de la salud mental estará disponible para escucharte y ofrecerte información acerca de servicios de salud mental en tu comunidad.

Recuerda, no hay vergüenza en pedir ayuda. Todos necesitamos un pequeño empujón de vez en cuando.

Se Inteligente. Se Precavido. Se Saludable. Se Fuerte.

¡Hasta la proxima!

Dr. Félix

 

Welcome to My Blog!

Hello Dear Reader:

Welcome to my blog!

I plan to address mental health issues: from stigma to advocacy, from medications to therapy, from conventional to alternative, from funny to serious, from hot topics to current events.

I hope you will find the content of my blog useful and educational.

Off to write I go!

Dr. Felix