Tag Archives: desorden

Tomar, o No Tomar, es la Cuestión… Medicamentos para Enfermedades Psiquiátricas

Mi psiquiatra quiere que yo tome este medicamento. ¿Qué debo hacer?

El término psicotrópico, una forma de describir los medicamentos utilizados para el tratamiento de condiciones mentales, significa que el medicamento afecta o altera la actividad del cerebro. Mientras que las palabras afectar y alterar tienden a tener una connotación negativa, los cambios que ocurren en el cerebro tras su exposición a estos medicamentos pueden tener efectos beneficiosos y duraderos en su condición mental. Se utilizan para tratar el estado de ánimo, ansiedad, psicosis, y muchos otros trastornos psiquiátricos.

Ser honesto con tu psiquiatra acerca de tus síntomas es muy importante. Mientras que tu médico de cabecera puede diagnosticar tu alta presión o diabetes revisando tu presión arterial en la oficinia o verificando tus niveles de azúcar en la sangre, la psiquiatría está limitada en la cantidad de pruebas y exámenes que podemos llevar a cabo. Algunas causas reversibles de la depresión pueden ser detectadas en la sangre (por ejemplo, deficiencias de ciertas vitaminas o la disfunción de la tiroides), pero la mayor parte de los diagnósticos realizados en psiquiatría requieren un examen cuidadoso de tus síntomas clínicos por un profesional de la salud mental capacitado. Ser franco y abierto acerca de tus síntomas permitirá que tu psiquiatra te diagnostique con la condición mental correcta y te recete el curso de tratamiento adecuado.

Todos los medicamentos, independientemente de la condición que intenten tratar, son sustancias extrañas en tu cuerpo. Esto significa que pueden producir efectos secundarios. Antes de iniciar un nuevo medicamento es importante tener una discusión con tu psiquiatra acerca de los efectos secundarios más comunes con el tratamiento propuesto. Algunos pueden ser un poco molestos pero temporeros; la reacción de tu cuerpo a la nueva sustancia que fluye a través de tu sistema. Otros efectos adversos pueden ser más duraderos y pueden causar cambios permanentes.

La mayoría de los medicamentos psicotrópicos, como los utilizados para tratar la depresión y la ansiedad, son lo que llamamos “medicamentos de mantenimiento.” No funcionan como el Tylenol o Motrin que tomas cuando sientes dolor de cabeza y esperas alivie tu dolor en un par de horas. Los medicamentos de mantenimiento deben tomarse a diario, preferiblemente a la misma hora cada día, y según prescrito por tu médico. Durante las primeras semanas de tratamiento, el medicamento va a aumentar lentamente en tu sangre hasta llegar a un nivel terapéutico donde alcanzará su pleno potencial. Tu médico puede optar por “empezar bajo e ir despacio” con la dosis, dejando que el medicamento llegue a ese nivel terapéutico o efectivo con el tiempo. De esta manera se reducirán al mínimo los posibles efectos secundarios y se asegurará que termines en la dosis correcta. En otras palabras, el medicamento puede tardar algún de tiempo para trabajar de lleno pero se evitará que tomes más medicamento de lo necesario al largo plazo.

Tomando tu medicamento psicotrópico de manera consistente permitirá que mejores pronto. Tomar este tipo de medicamentos “sólo cuando me siento deprimido o ansiosa” o “según necesario” no sólo puede prolongar la duración de tus síntomas, pero también puede hacer que sientas efectos secundarios tras la re-exposición constante al medicamento. Y el hecho de que te sientas mejor, no significa que es hora de dejar el medicamento. Siempre le recomiendo a mis pacientes que traten el medicamento psicotrópico que receto como lo harían con un antibiótico. ¿Qué te dice tu médico de cabecera?: “Tómese todos sus antibióticos según indicado.” Terminar prematuramente un curso de tratamiento con medicamentos psicotrópicos puede resultar en una respuesta inadecuada al tratamiento, el regreso de tus síntomas, e incluso síntomas de retirada causados por la interrupción brusca del medicamento.

Tu psiquiatra puede decidir continuar tu medicamento para la depresión o la ansiedad algunos meses después de que te sientas de regreso a la normalidad. Esto garantizará que el desbalance químico en el cerebro que está causando tu condición sea adecuadamente manejado y tratado. Tu médico puede entonces disminuir la dosis del medicamento lentamente, observando que tu estabilidad sea permanente y que no sientas síntomas de retirada. Otros medicamentos, por ejemplo los utilizados para la psicosis en la esquizofrenia o para la estabilización del estado de ánimo en el trastorno bipolar, pueden requerir un tratamiento a largo plazo.

¿Y qué son los síntomas de retirada? ¿Significa esto que estoy adicto a mis medicamento? Recuerda que los medicamentos psicotrópicos alteran el funcionamiento de tu cerebro con el objetivo de mejorar los síntomas que te están afectando. Adicción puede ocurrir con algunos medicamentos psiquiátricos, especialmente con las benzodiazepinas como Valium o Xanax utilizadas para el tratamiento de la ansiedad. Sin embargo, otros medicamentos como los antidepresivos, requieren una reducción de dosis antes de ser descontinuados para asegurar que las áreas de tu cuerpo que fueron sensibilizadas por el medicamento sean poco a poco “desintoxicadas.”

Por último, los medicamentos psicotrópicos no son para todos. Tu psiquiatra puede decidir que un curso de psicoterapia y/o consejería puede ser más apropiado. Tu doctor podría también recetar medicamentos junto con la psicoterapia. Cualquiera que sea la decisión, recuerda que se basará en la información recopilada a lo largo de tu tratamiento. Y en el caso de la relación con tu psiquiatra… ¡La honestidad ES la mejor política!

Se Inteligente. Se Precavido. Se Saludable. Se Fuerte.

¡Hasta la próxima!

Dr. Félix

Trastorno de Estrés Postraumático a Consecuencia del Atentado del Maratón de Boston, Sandy Hook y Otras Tragedias Recientes

Después de acontecimientos recientes, como el atentado del Maratón de Boston, la masacre de Sandy Hook en Newtown, Connecticut, y otras tragedias en los Estados Unidos y alrededor del mundo, es imprescindible abordar la importancia de la detección temprana y el tratamiento de los trastornos de estrés agudo y postraumático.

El trastorno de estrés agudo y el trastorno de estrés postraumático pueden surgir después de la exposición directa a un acontecimiento traumático, muerte o amenaza de muerte de un familiar o amigo cercano, o la exposición repetida a los detalles de un evento traumático (1). Los síntomas del trastorno de estrés agudo y el trastorno de estrés postraumático son bastante similares y la distinción se basa en el tiempo transcurrido al inicio de los síntomas y a su duración. Los síntomas del trastorno de estrés agudo duran hasta cuatro semanas y deben surgir dentro de un mes después de la exposición al evento traumático. En el trastorno de estrés postraumático, la duración de los síntomas continúa más allá de 30 días. Mientras que tu exposición repetida a los detalles de un evento traumático difundidos en los medios de comunicación no se considera una de las causas de estos desordenes de estrés, el impacto de las imágenes gráficas y violentas puede afectar a personas de diferentes maneras y puede conducir a cambios temporeros de humor o empeorar algún trastorno depresivo o de ansiedad anteriormente diagnosticado.

La prevalencia del trastorno de estrés postraumático en la población adulta de los Estados Unidos se estima en 6.8% (2). Las mujeres pueden estar hasta tres veces más propensas a desarrollar este trastorno en comparación a los hombres. Los factores de riesgo para desarrollar el trastorno de estrés postraumático, además de la exposición a un evento traumático, son: ser mujer, tener otras enfermedades mentales (como la depresión y la ansiedad), tener un historial familiar de enfermedad psiquiátrica, haber sido víctima de abuso, o tener un pobre sistema de apoyo.

Los siguientes son los síntomas principales del trastorno de estrés postraumático, pero esta condición te puede afectar de muchas diferentes maneras. Los síntomas también pueden ser lo suficientemente graves como para afectar tu vida y funcionamiento diario.

Imágenes impactantes (“flashbacks”) o pensamientos intrusivos sobre el trauma

Pesadillas o sueños recurrentes sobre el trauma o temas relacionados

Evitar recuerdos o señales externas que te recuerden el trauma (por ejemplo, la represión de memorias, el evitar conversaciones sobre el trauma, o conducir el camino mas largo de regreso a casa para evitar la intersección donde se produjo tu accidente de automóvil)

Ansiedad

Asustarte fácilmente

Problemas del sueño

Dificultar a concentrarte

Irritabilidad o enojo

Sentimientos de culpabilidad como sobreviviente del trauma

Aislamiento social

Depresión

Pérdida de interés en actividades placenteras

Sentimientos de desapego o entumecimiento emocional

Incapacidad para expresar plenamente tus emociones

Desconfianza de los demás

Pensamientos de suicidio o intentos de suicidio

La intervención temprana después de un evento traumático es importante. Para algunas personas, hablar del trauma con un familiar o amigo (“sacárselo del pecho”) puede ser suficiente. Otras personas pueden necesitar tratamiento más prolongado con terapia e incluso medicamentos.

Habla de tus sentimientos: ¿Qué tan seguro me siento? ¿Cómo me ha afectado el trauma? ¿Tengo miedo de salir de casa? ¿Me estoy automedicando con drogas o alcohol? ¿Por qué mi familia está tan preocupada? ¿Qué puedo hacer?

La Red Nacional de Prevención del Suicidio (1-888-628-9454) es una excelente fuente de apoyo. Es para personas en crisis, no sólo si estás pensando en terminar tu vida. Cuando llamas a la Red, tu llamada será dirigida al centro de crisis más cercano a ti. La llamada es gratuita y confidencial. Un profesional de la salud mental estará disponible para escucharte y ofrecerte información acerca de servicios de salud mental en tu comunidad.

Recuerda, no hay vergüenza en pedir ayuda. Todos necesitamos un pequeño empujón de vez en cuando.

Se Inteligente. Se Precavido. Se Saludable. Se Fuerte.

¡Hasta la proxima!

Dr. Félix